All we are is dust in the wind

All we are is dust in the wind

A NADIE PRETENDO COMUNICAR CERTEZA ALGUNA. NO LAS TENGO.

A lo sumo alguna conjetura, siempre desde la incertidumbre.

Hace años lo aprendí de Albert Camus. Más tarde, unas palabras de Michel Foucault volvieron a recordármelo: No hay que dejarse seducir por las disyunciones, ni aceptar acríticamente los términos del dilema: o bien se está a favor, o bien se está en contra. Uno puede estar enfrente y de pie.

"La idea de que todo escritor escribe forzosamente sobre sí mismo y se retrata en sus libros es uno de los infantilismos que el romanticismo nos legó...las obras de un hombre trazan a menudo la historia de sus nostalgias o de sus tentaciones, casi nunca su propia historia" (Albert Camus)

http://books.google.es/books?id=GiroehozztMC&pg=PA25&source=gbs_toc_r&cad=4#

PARA QUÉ SIRVE LA FILOSOFÍA. Paco Fernández.


martes, 8 de noviembre de 2011

Una nota sobre Sigmund Freud y el judaísmo.


Freud era judío y nunca, jamás, renegó de su judeidad. Ateo y crítico de la religión, tampoco apoyó la causa sionista -simpatizaba con ella pero no compartía sus ideales- y nunca creyó que Palestina pudiera llegar a convertirse en un Estado judío, aunque desde 1925 era miembro del consejo de administración de la Universidad de Jerusalén. En 1934, celebró que el sionismo no fuese un pretexto para resucitar la antigua religión y apostase por un Estado laico. En definitiva, instalado en una cierta ambigüedad, Freud prefería su posición de judío diaspórico, universalista y atea, y veía en el sionismo una utopía peligrosa e, incluso, una patología: una forma de compensar los sentimientos nacionales frustrados por el antisemitismo. Freud siempre reivindicaba su judaísmo cuanto tenía que afrontar el prejuicio antisemita, pero nunca para identificarse con el ideal sionista u otras formas identitarias de carácter nacionalista. La bicefalia diaspórica le resultaba cómoda: ser judio y...otra cosa más: francés, alemán, ingles, etc. Más que el judaísmo o el sionismo, le interesaba confirmar su judeidad: su modo propio, singular y específico de vivir su judaísmo. Quizás su antisionismo fue la causa de que no se crease hasta 1977 una cátedra de psicoanálisis en la Universidad de Jerusalén. No es menos cierto que durante toda su vida estuvo especialmente preocupado por la posibilidad de que el psicoanálisis fuese identificado como una "ciencia judía", cosa que los nazis no tardarón en hacer.

Fuente: E. Roudinesco, A vueltas con la cuestión judía. Anagrama, Barcelona, 2011

4 comentarios:

Anónimo dijo...

GRACIAS POR OFRECER INFORMACIÓN SOBRE ESTOS TEMAS, ESPERO QUE PUBLIQUE MÁS.

Pese a la negatividad de FREUD, me parece increible que niege rotundamente su religión, pero seria tan amable de explicar sobre este asunto que no lo he compredido del todo cierto. ESPERO SU CONTESTACIÓN ACERCA DE ESTE TEMA EN CONCRETO.
GRACIAS Y UN SALUDO.

Paco Fernández dijo...

En cuanto al anónimo "one": No hay negatividad en Freud con respecto al judaísmo, sino una apuesta por la diáspora, con las paradojas que ello genera. Y no es que negase su religión, sino que critica "cualquier religión". ¿Por qué increible? El judaísmo no es "solo" una religión, sino una nacionalidad y un conjunto de tradiciones. Sí tiene de particular que existan "judíos ateos", pero no es una excepción. De hecho, el propio judaísmo, en tanto religión, tan heterodoxo, propicia este tipo de "singularidades".

Un saludo...quedo a su disposición.


En cuanto al anónimo "Two": no sé si su a prolongada es un suspiro o un gemido, así que me abstengo de cualquier tipo de comentario.

En cuanto al anónimo "Three": Si el universo está en expansión, ¿por qué recortar en educación o en cualquier otra dimensión? No estoy de acuerdo con los recortes en educación, sí lo estaría en gastos vinculados a los privilegios de esa nueva casta sacerdotal llamada "clase política", a absurdas subvenciones o despilfarros paternalistas y electoralistas. Me temo que la mejor manera de trabajar es "trabajando". El trabajo es un castigo, así lo dice la biblia, y es de las pocas cosas en las que creo de este "holy book". Pero, un trabajo necesario si uno quiere llevarse un trozo de pan a la boca. No idealizo el trabajo, ni pienso que sea algo que contribuye a nuestra realización personal. Es aquello con lo que nos ganamos la vida. Y ya está. Y gracias por el consejo por el cual me invita a reflexionar.

Un saludo.

Juls dijo...

Lamentablemente no todos pueden ser Freud

Paco Fernández dijo...

Estimada Juls, ¿lamentablemente? ¿serías tan amable de aclararme tu comentario que no termino de entender? Gracias anticipadas y un saludo

Paco Fernández.